Fin de curso y Despedida de mayores. 

En las Escuelas Infantiles Municipales de Granada los niños y niñas se incorporan con pocos meses de vida y se marchan, como mayores de las escuela, con 5 ó 6 años. 

En este periodo de 0 a 6 años, las Escuelas son espacios educativos  de calidad donde vivir, crecer y aprender se entreteje con la vida cotidiana,  acogiendo de forma amable y cercana a la primera Infancia.

Las familias son parte fundamental del proyecto, y confían lo más importante de su vida, a una escuela que construye cada día una comunidad educativa comprometida con la Infancia.

Cada escuela celebra en junio su gran fiesta 0-6 repleta de alegría, música y juegos, en la que se despide a los mayores que cierran una etapa única y en muchos casos inolvidable, para dar comienzo a una nueva.

Nadia, que siempre será madre de Duende,  ha sabido poner palabras, emoción, vivencias y certezas a su experiencia,  que es un sentimiento común a muchas más familias y a los equipos educativos de las escuelas.

Gracias Nadia, por valorar el Proyecto Educativo y evocar con tanto cariño y emoción la magia de las  Despedidas.

Adiós, Duende.

Sr. Director: Hemos cruzamos la puerta verde de la escuela despacio. Como cada mañana, mi hija y yo contamos los peldaños de la escalera roja que nos llevan a la entrada de  Duende. Seguramente le pediré que los contemos por última vez a la bajada, cuando nos despidamos definitivamente de esta casa. Nuestra familia se despide hoy de Duende, una de las cuatro escuelas infantiles municipales, y tengo emociones encontradas, que van desde la tristeza por el adiós hasta el agradecimiento por todo lo recibido.
Llegamos a ella gracias al boca a boca y a la recomendación de amistades en 2014, con mi hijo. Allí nos recibió un equipo maravilloso de maestras que nos dejaron claro que aquello no era una “guardería”. Las familias formaríamos parte del proyecto educativo, junto con ellas, el equipo de cocina y de limpieza. Y así lo hemos vivido, hasta el punto de que utilizo la primera persona del plural en esta carta de despedida. En Duende un niño no colorea fichas marrones y rojas sobre el otoño, sino que participa de un proyecto de contacto real con la naturaleza en el que recoge, clasifica y documenta su experiencia con las hojas de los árboles de su entorno.
En Duende, una niña no recibe notas o listas de destrezas tipo “recorta la figura planteada” , sino que recibe un informe donde su maestra detalla su evolución basándose en el conocimiento de sí misma, su relación con iguales, con adultos de la escuela y sobre sus logros e independencia.
Las escuelas municipales son un tesoro de Granada con más de 40 años de experiencia. En ellas los niños aprenden a amar la ciudad y a vivirla paseando sus barrios, plantando encinas en los bosques cercanos, visitando activamente lugares emblemáticos y otros menos conocidos. El reparto de la merienda de media mañana se puede convertir en un momento mágico en el que cada pieza de fruta va acompañada de una adivinanza sobre alguna cualidad de cada niña y niño de la clase. Autoestima, independencia, creatividad, seguridad, valores. Todo eso y más ha regalado Duende a nuestra familia. Decimos adiós, pero no hasta siempre. El compromiso en la defensa de las escuelas municipales traspasa generaciones y ahí estaremos, porque todo el mundo debería tener derecho a esta experiencia educativa de tan alta calidad. Gracias equipo Duende. Que cumpláis muchos años más.

Nadia Martínez Espinar,

30/06/2022

Carta Publicada en El Ideal el 3 de julio de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.